Productos del mercadeo: KIRYL



Adoptar

Acoger

Apadrinar

Su historia

Nos llegaba este caso urgente el otro día y de nuevo, no pudimos hacer otra cosa que ayudar, a pesar de cómo estamos de saturados. Dos almas sin opción a otra vida diferente de la que corren todos los perros de caza, dos galgos que iban a tener el final que tienen todos.

Provienen de un pueblo de Badajoz, donde la protectora que los difundía (Pequeñas Huellas) no tenía medios para quedárselos y decidimos ayudar. Los dos tenían dueños, cazadores, que se querían deshacer de ellos. El mismo día 31 tuvimos que gestionar un viaje para recogerlos y traerlos hasta Córdoba.

Las condiciones en las que nos han llegado son de pena, esqueléticos, con heridas por todo el cuerpo, con ese olor típico de los lugares en los que los tienen, con un pánico atroz y con una mirada perdida que poco hay que imaginar para saber la vida que han llevado. Nos los trajimos sin un mísero collar, despojados de todo, hasta de su dignidad de ser animales.

Ambos han sido usados para cazar, pero uno de ellos está peor, la vida que le han dado es muy dura, ha tenido hasta 3 propietarios diferentes, todos lo han usado para el mismo fin y ha pasado de mano en mano como pura mercancía. Con 5 años a sus espaldas son muchas las temporadas de caza que este animal tiene padecidas en sus huesos.

¿Qué decir del mercadeo de estos animales? Son comprados, cambiados por otros, usados, probados, criados, acostumbrados a una vida en la que una muestra de cariño les suena a algo nunca visto. Así están estos dos pobres galgos, no saben jugar, no saben lo que es una cama con unas mantas, no saben lo que es una caricia…

Ahora tienen un nombre, distinto al que tenían, para que cuanto antes olviden ese por el que los llamaban para trabajar. Ellos son KIRYL (negrito) y SAKARI (atigrado) y empezamos un duro comienzo con ellos, recuperarlos psicológicamente y como no físicamente: analíticas de enfermedades, vacunas, desparasitaciones, esterilizaciones, frecuencias de baños para curar todas las heridas abiertas, intentar que cojan peso, revisiones veterinarias, etc…

Son muchos los gastos que hemos tenido y vamos a tener con ellos, el transporte y todo el tema veterinario es cuantioso, necesitamos ayuda para KIRYL y SAKARI y como no, lo más necesario y el fin por el que luchamos, un hogar de acogida o adopción donde conozcan una vida digna. Si alguien puede ayudar, que nos escriba.