La Nochebuena para él fue su final

Llevábamos muchos días tras este pequeño, desde que nos llegó su historia intentamos rescatarlo. Un podenquito de los invisibles, de los que pasan por los ojos de muchos y siempre es eso, uno más, un podenco de tantos. 

Se movía por una zona peligrosa de carreteras, solía parar en un lugar para buscarse la vida, pero siempre acababa huyendo, no se acercaba y corría finalmente desapareciendo hasta que se le veía de nuevo a los días.

Hemos estado días buscándolo pero no aparecía hasta que hoy, teniendo una sensación extraña de que hubiera cambiado de lugar, se ha encontrado así, con su cuerpecito blanco tirado en la cuneta después de un atropello.

Estamos seguros de que fue en Nochebuena… tantos pobres rondan por esta zona cobijados en la oscuridad de la noche que acaban así cuando los atropellan, invisibles en las carreteras.
El pobrecito tenía lo que creemos que fue su único juguete y compañía: un dado de peluche con el que yacía entre sus patitas, con seguridad que lo llevaba en la boca cuando lo atropellaron… o quizás cruzó la carretera para cogerlo, quien sabe… Es una imagen muy triste y dura, pero es la realidad.
No hemos podido hacer nada por él, no pudimos sacarlo de la calle antes de que le pasara esto. Su miedo era tal que desaparecía, alguien se lo hizo pasar muy mal para tener este terror a las personas… Tampoco sabemos quien lo atropelló y lo dejó muerto o moribundo, ojalá esa persona lo pague en esta vida.

Así termina su historia, como tantos animales que se ven deambulando e intentando sobrevivir durante días por algunas zonas y que al desaparecer se suele pensar que han cambiado de hábitos y están bien… pues no, la gran mayoría acaban así: muertos y anónimos.

Esta es la historia de Snow, un podenquito blanco como la nieve. Le hemos puesto nombre porque no quedará en el olvido, no se ha ido siendo anónimo, por lo menos, no para nosotros. Queremos dar las gracias a todas las personas que han colaborado en su búsqueda y han puesto de su tiempo y esfuerzo para intentar salvarlo.

Descansa en paz pequeño Snow.