¡ADOPTADO!...y cayó en el olvido: KIRYL

Por fin nuestro KIRYL duerme en un hogar, por fin llegó esa persona que se fijó en él para abrirle las puertas de una nueva vida, la que tanto ansiábamos para nuestro caballito.
No nos cansaremos de decirlo, rescatar un animal y sacarlo del infierno es solo el primer paso, lo más difícil viene después, buscarle el mejor hogar, donde sea feliz y haga feliz, siempre ha de ser recíproco, siempre hay que buscar la idoneidad entre ambos.
Así ha sucedido. Justo lo que KIRYL necesitaba, una persona que mira por él, que le da cariño, largos paseos, confianza y que le hace olvidar la vida anterior cuando estuvo a manos de un galguero.
GRACIAS Francisco por adoptar a KIRYL, sin duda será muy feliz contigo, sus primeras Navidades serán inolvidables. Le has hecho un regalo de vida y ten por seguro que estará eternamente agradecido, al igual que nosotros.
...y cayó en el olvido: KIRYL
Pronto hará un año desde que KIRYL está en nuestro refugio. Ha sido un duro año de trabajo para por fin haber conseguido que este precioso galgo sea feliz y haya dejado atrás las miserias que vivió siendo un perro de caza.
Fue rescatado de las manos de un galguero que ya había decidido su fin, el sacrificio. Cuando llegó el primer día, se nos cayó el alma a los pies. Era un animal despojado de toda su dignidad, traumatizado, con tanto miedo que fue casi un rescate dentro del albergue el poder cogerlo.
Ahora es un galgo sano, algunas de sus cicatrices nos recuerdan la vida que tuvo, pero lo más importante es su dignidad, que ha sido recuperada a base de cariño, paciencia y trabajo.
Pero cayó en el olvido... Por mucho que difundamos a KIRYL, nadie se interesa por él. A pesar de ser un perro espectacular, noble, cariñoso y sumamente juguetón.
La vida que le prometimos no es esta, lo sacamos de un infierno para darle un hogar donde empezar una nueva etapa con una familia que lo quisiera, pero no lo conseguimos. La realidad es que vive en un chenil de nuestro albergue.
Necesitamos una acogida o una adopción para Kiryl, ya es hora de cumplir nuestro compromiso con él. Si puedes ayudarlo, escríbenos.