Lo regalaban por la calle: bebé podenco



Adoptar

Acoger

Apadrinar

Su historia
    Sin más, su historia es muy escueta y como no, triste. Es el reflejo de la realidad de esta raza tan                  castigada.
Por la calle, en las proximidades de un barrio marginal, un grupo de personas familiares entre si o no, tampoco lo sabemos, con un bebé podenco de unos 3 meses preguntando a la gente que se encontraban para darlo, para regalarlo.
Contaban que ya lo habían dado a una persona, pero que ésta no lo quería, por eso de nuevo lo seguían dando...
Vimos en sus tristes ojos el miedo, la confusión, la fragilidad, solo era un cachorro desorientado que iba de mano en mano y que sabíamos que tenía un futuro inmediato muy muy negro. Seguramente no hubiera acabado ni en la perrera municipal.
No queremos entrar en valoraciones ni en calificaciones para estas personas, ni siquiera en perder el tiempo para ello.
La historia es así, necesitamos una acogida o adopción para este pequeño que ahora tiene medio año. A sabiendas que es una raza de las más invisibles, olvidadas y que casi nadie se interesa por ellos, lo rescatamos para que no acabara de la peor de las maneras.
Lo hemos bautizado MOKI, y se entrega con seguimientos, contrato de adopción/acogida, vacunas, pasaporte europeo, microchip, compromiso de esterilización cuando alcance la edad necesaria, desparasitaciones, analíticas y revisión veterinaria. Se encuentra en Córdoba pero se puede trasladar a cualquier punto de España.