ADOPTADA- ¡Ovejera con un pitón al cuello!-AYUDA


Tras una larga acogida, UMI ha resultado adoptada. Raquel quiso ayudarla acogiéndola en su casa, en Barcelona, pero ahora será definitivo. UMI finalmente tiene un hogar de por vida.
Gracias a ella, nuestra cachorrona olvidó pronto el maltrato sufrido y la ignorancia. Ha ido creciendo junto a su hermana rottweiler, ambas se han vuelto inseparables y son compañeras de juegos.
Su mirada es la imagen de la felicidad y de la tranquilidad en un hogar responsable. Estamos muy contentos de escribir este final, UMI se lo merecía.
Muchas gracias Raquel por tu ayuda con la acogida y por tu decisión final de tenerla a tu lado para siempre. ¡Os deseamos todo lo mejor familia!
.....................................................................................
¡Ovejera con un pitón al cuello!-AYUDA
Otra cadena que sentencia a un animal, otro cuello con la lacra del maltrato.
Cuando todavía no hemos levantado cabeza del caso de los podencos atados para morir juntos, recibimos el aviso de un perro abandonado con una cadena de hierro.
Así estaba esta pobre cachorrona, como si fuera una moto a la que le ponen un pitón, con una mísera cadena que le ahorcaba. Muerta de miedo, en mitad de la noche en la sierra, encontró cobijo en un bar donde se quiso refugiar del aguacero que estaba cayendo.
Sabemos que estas costumbres son usadas por muchos cazadores y pastores, para que no muerdan ni se rompan los collares, les ponen pitones al cuello, así es imposible que escapen, poco les importa que se partan el cuello o se ahorquen.
Por como encontramos a este hembra, llevaba tiempo abandonada, esquelética, desnutrida y con cientos de nudos, la dejarían tirada en mitad de la nada hace mucho, eso si, portando la cadena intacta que tarde o temprano acabaría ahorcándola.
Es un cruce de Border Collie, creemos que puede ser una perra ovejera o de pastoreo, por la zona donde la encontramos. Como tantos, ha recibido castigo físico, no ha importado que sea jovencita, no hay límites para esto, nada más tocarla se tumba contra el suelo esperando el golpe que tantas veces habrá conocido... es desolador encontrarse a los animales así.
La rescatamos porque no podíamos dejarla, teníamos que liberarla de la cadena, pero estamos más que saturados, no tenemos más espacio físico y nos es imposible asumir más casos.
Necesitamos con urgencia una casa de acogida para esta cachorrona, si puedes ayudarla, escríbenos al correo.